Reporte Anual Del 2006 De Cotton Incorporated

Reporte Anual Del 2006 De Cotton Incorporated

Untitled Document

El agua es un recurso precioso para nuestra sociedad y en muchos lugares del globo hay gran demanda para su uso. Como una industria global, la agricultura depende del agua de lluvia y de la suplementaria de riego, que puede incrementar el rendimiento de la cosecha de un 100% a un 400%. Al lograr la adecuada cantidad de riego requerida para un área de cultivo específica se asegura que el productor esté obteniendo un rendimiento óptimo, mientras que ayuda a conservar los preciosos recursos naturales. El riego dirigido es ecológicamente responsable y económicamente sano - la misma esencia de la sustentabilidad.

El riego tiene beneficios económicos obvios para el productor, beneficios para la sociedad mediante la procuración de una fuente consistente y confiable de alimento y fibra y beneficios ecológicos, ya que maximiza su producción en base a unidad de tierra, reduciendo el número de acres que se necesitan para convertirse en un ecosistema natural para satisfacer las demandas de crecimiento de la población mundial.  Visto desde este amplio panorama, el riego en la agricultura logra la definición dada de los sistemas de producción sustentables. Al mismo tiempo, el agua es un recurso renovable, aunque limitado y las limitaciones económicas (costo del agua, costos de bombeo y el trabajo necesario para aplicar el riego) demandan que los productores sean muy prudentes en el manejo de este recurso. Mientras solamente cerca de un 35% del área del algodón en los Estados Unidos se riega, para aquellas áreas que se riegan Cotton Incorporated conduce una investigación para asegurar que los productores obtengan "el mayor provecho por gota". Un área de nuestra investigación sobre riego se enfoca precisamente en determinar la cantidad de agua necesaria para optimizar la producción de algodón. Para los productores que tienen la habilidad de regar, estos datos vitales les permiten saber cuando no es suficiente el agua de lluvia y por cuanto, así que pueden ajustar el riego adecuadamente. Muchas áreas del Oeste han utilizado el riego para maximizar la producción del algodón por décadas. Estudios extensivos ya se han hecho para establecer las necesidades de agua del algodón en estos ambientes más áridos a través del uso de lisímetros pesadores - la regla de oro para definir el uso de agua de una cosecha. Un lisímetro es esencialmente una caja grande de tierra suspendida por balanzas electrónicas exactas, enterrada en el suelo a nivel de  la superficie del terreno. Cuando se usa agua, el peso de la caja disminuye y el cambio en el peso es directamente proporcional al uso de agua de la cosecha. Los estudios del lisímetro se han conducido por años para el algodón en California, Arizona y el Este de Texas, ya que todas esas áreas han sido regadas históricamente. A medida que la producción del algodón regresó al medio sur y el sureste de los Estados Unidos, con el éxito del programa de erradicación del gorgojo del algodón, los productores también han determinado que la inversión del sistema de riego puede justificarse para soportar el agua de lluvia.

En 2006, Cotton Incorporated expandió su investigación de lisímetro a dos sitios: uno operado por la Universidad Estatal de Louisiana en St. Joseph, LA y el otro operado por la Universidad Clemson en Edisto, SC los datos del lisímetro localizado en Mississippi de Fisher (2004) se proporcionan en la Figura 1, mostrando que el uso del agua determinado por pasto y algodón. Se ha mal informado diciendo que el algodón es un usuario de excesiva agua. La figura 1 ilustra, en realidad, que el algodón usa menos agua que el pasto y es comparable con otras grandes cosechas en los Estados Unidos. Los datos de estos tres sitios y de muchos años se combinarán a través de técnicas analíticas que llevarán a un modelo de computadora simple para lograr datos básicos sobre el clima y el estado de avance de la cosecha para predecir exactamente la cantidad de agua usada por el algodón diariamente. Aquellos modelos que se utilizan ahora para manejar el riego del algodón (e.g. El programador del riego en Arkansas en el Medio - Sur), y los datos del  lisímetro se usarán para mejorar la exactitud de estos modelos. Conservando rastro de la cantidad de lluvia y cuanta agua usa la cosecha, los productores pueden entonces saber cuando necesitan regar la cosecha. Es importante recordar que el uso del agua reportado en la figura 1 representa una combinación de agua de riego y lluvia natural. En el Centro Sur y Sureste, el agua de riego puede ser una porción muy pequeña del agua usada. Por ejemplo, en un estudio patrocinado por Cotton Incorporated en el Sur del Estado de Georgia, se determinó que solamente 6.3 y 4.2 de pulgadas de agua eran necesarias para optimizar la producción de algodón durante las temporadas de cultivo de 2004 y 2005, respectivamente. Para esa pequeña cantidad de agua en 2004 y  2005, el rendimiento de la borra se incremento tanto como unos 700 y 280 kg. de borra por hectárea (620 y 250 libras por acre).

Los datos que vienen del Mississippi validan otros estudios publicados por la comunidad  global de estudios científicos y demuestran claramente que el uso del agua para el cultivo del algodón no está a la par con otros productos agrícolas.  Una extensa revisión del uso de agua para la cosecha y el uso eficiente del agua para el trigo, arroz, maíz y algodón se completó recientemente por el Instituto Water Watch en los países bajos (Zwart and Bastiaanssen, 2004). La revisión incluye 84 publicaciones de los últimos 25 años que proporcionan una exacta instantánea del uso global del agua para cada una de las cuatro cosechas.

Zwart y Bastiaanssen calcularon "el uso eficiente del agua" (WUE) dividiendo el rendimiento comercial de la cosecha por la cantidad de agua usada para su cultivo. Ya que el los productos comerciales del algodón son la semilla y la borra, los dos deben sumarse cuando se compara al algodón con otras cosechas. Calculado de esta forma, el  WUE del algodón es significativamente diferente al de otras cosechas en el estudio. Lo que es significativo es que la información en esta publicación es muy contrastante con respecto a un reporte preliminar de Soth et al. (1999) en el uso de algodón que ha circulado ampliamente por el Internet.

El reporte de Soth establece inexactamente que el WUE del algodón cae dentro del rango de  7,000 a 29,000 litros de agua por kilogramo de borra producido (L/kg.). Sin embargo, se probó en el estudio del 2004 de los países bajos, que este rango estaba muy inflado. De hecho, de los 66 WUE valores para la producción de borra de algodón que Zwart y Bastiaanssen usaron para su reporte, solamente tres excedieron los 7000 L/kg. y ninguno fue más allá de 10,000 L/kg. El promedio de WUE para el algodón, basado en un estudio más reciente, es 1136 L/kg.; un valor que incluye ambos la borra y la semilla. El desafortunado mal cálculo de Soth et al. se usó como base para subsecuentes afirmaciones sobre el uso del agua para el cultivo del algodón con un factor de dos a seis veces más alto de sus niveles reales.

A través de la iniciativa sobre la sustentabilidad de la compañía el año pasado, Cotton Incorporated ha usado las cantidades del Instituto Water Watch para ilustrar que el algodón no es "el acaparador de agua" que algunos grupos aclaman. Las palabras y los datos son prueba de nuestro caso, pero nuestras acciones van todavía más lejos. Nuestro apoyo a proyectos de investigación, como la prueba del lisímetro, ayuda a los productores y la industria económicamente, identificando maneras para usar los recursos naturales más eficientemente para producir rendimientos óptimos. Al mismo tiempo, demuestra al mundo que la industria del algodón es un ciudadano responsable con la ecología; y está comprometido para identificar soluciones sustentables.

 

 




<  página 5
página 7  >

PAGINA PRINCIPAL    TÉRMINOS Y CONDICIONES    POLÍTICA DE PRIVACIDAD    MAPA DEL SITIO
© 2019 Productores e Importadores de Algodón de América